<img src="https://d5nxst8fruw4z.cloudfront.net/atrk.gif?account=MwRGo1IWhe10uG" style="display:none" height="1" width="1" alt="">
Tecnología | lunes 24, julio 2017 | Por: Jhonny Rivera

5 razones por las que no cambio mi Kindle

Si hay algo que me gusta, y mucho, es leer diferentes tipos de lectura. Desde novelas, ficción, libros motivacionales (en menor medida), historia. Pero hay algo que aún sigue creando debate. Incluso conmigo mismo. ¿Es mejor tener un libro o ya descargar diferentes títulos desde un celular, tablet, o en mi caso, una Kindle. Por eso te doy mis 5 razones por las que no cambio mi Kindle. Te las enseño.


Pero antes de empezar con el listado, déjame aclarar algo. Evidentemente nada va a reemplazar el poder tener un libro, el olor de una hoja nueva, la pasta del libro. La emoción de ir a una librería y poder comprarlo. Pero hay cosas que me hacen inclinarme más por una Kindle. Seguramente estarás de acuerdo conmigo.

 

Precio de los libros

Es cierto que cuando encontramos ese libro que tanto queremos, el precio es lo último que nos importa (solo a los que en verdad nos gusta leer), pero al momento de querer comprar dos, tres o hasta cuatro libros de un solo, ya nuestra billetera empieza a desangrarse un poco. El arte se paga, perfecto. Pero si tenemos a nuestra mano otros recursos que harán que paguemos menos y obtengamos más ¿por qué no darle una oportunidad? En la Kindle los libros que encuentro muchas veces están a un precio mucho más bajo del que está en las principales librerías o bibliotecas de Guatemala.

La puedo llevar a donde quiera

Y esto no quiere decir que un libro no lo vaya a cargar para todos lados. De hecho, casi siempre cargo uno. Pero con mi Kindle puedo cargar todos los libros posibles de arriba para abajo. Sin preocupación del peso, de no saber en donde voy a guardar mis libros, no estar preocupado si alguno lo dejo olvidado. Con mi Kindle, solamente la guardo en mi mochila o bolso y tengo la tranquilidad que a donde vaya, ahí van a estar todos mis libros. Ahorro tiempo y espacio.

 

kindle.jpg

Puedo leer donde sea y cuando quiera

Obviamente si no quieres cargar mucho, no vas a meter tus libros a tu mochila. Mientras que si cargas una Kindle, puedes cargarlos todos aún así no los estés leyendo. Esa facilidad y beneficio tengo yo. No tengo que esperar a llegar a mi casa para poder tomar mi libro y empezar a leerlo. En una cafetería, centro comercial, restaurante, esperando una reunión, en la oficina. Donde sea que yo esté, si tengo 10 minutos libres agarro mi Kindle, la prendo y a empezar a leer. ¿Algo de complicado? No. ¿Productivo? Completamente.

Análisis de prueba y error

Yo me he comprado algunos libros que al final termino arrepintiéndome. Aunque es bueno ir llenando la estantería de libros, tampoco es el chiste gastar dinero por algo que al final no te terminó de gustar. Con la Kindle me puedo evitar todo eso ya que puedo descargar de manera gratuita las primeras páginas del libro para saber si me gusta y entretiene, y de ser así, voy y lo compro. Mientras que si no me termina de convencer, mejor ni lo compro. Problema resuelto. Ni gasté pero me quité la duda de que si ese libro era bueno o no.

 

 

kindle-2.jpg

Leer a cualquier hora del día, con o sin luz

Es uno de los grandes problemas que siempre había tenido cuando solamente me gustaba leer con libros. Para mí las noches son mejor que los días. Por muchas razones personales. Avanzo más, puedo tener más ideas en la noche que en la mañana. Tengo más energía. Pero así también es mi horario favorito para leer. Pero ¿qué pasaba cuando era muy tarde y por alguna razón debía apagar la luz o tenía que levantarme de la cama para poder apagar la luz tras haber leído algunos capítulos? Qué aburrido ¿no? Con mi Kindle no me preocupo de nada de eso. Con la luz que este gadget genera, primero, puedo leer aún así se vaya la luz de la casa. Segundo, no molesta a la vista. Por lo que para mí es perfecta para leer toda la noche y madrugada. ¿No crees?


Estas son algunas de mis razones por las que no puedo dejar mi Kindle. Aunque como ya te dije antes: no te estoy diciendo que una Kindle sea mucho mejor que un libro. Que 200 o 300 hojas. Para nada. Pero hoy en día uno busca algo más práctico y que en ocasiones se adecúe más a nuestro bolsillo. La Kindle es perfecta para eso. ¡Ah! Y algo que se me olvidaba recalcar. Aquellos títulos que fueron leídos desde una Kindle y que gustaron mucho, por lo regular suelo comprarlos en formato de libro. Siempre es bueno incrementar la biblioteca.


Ahora dime tú qué prefieres. ¿Podrías sustituir unos libros por tener una Kindle?

Deja tu comentario:

Lo más nuevo

otros tags