<img src="https://d5nxst8fruw4z.cloudfront.net/atrk.gif?account=MwRGo1IWhe10uG" style="display:none" height="1" width="1" alt="">
Gadgets | sábado 7, octubre 2017 | Por: José Hernández

Compré una Polaroid de fotos instantáneas y este es el resultado

Comprar una cámara de fotos instantáneas tiene algo mágico, algo que ninguna cámara digital te dará. Yo compré la mía y estos fueron los resultados.

 

via GIPHY


Si estás leyendo este texto en tu smartphone es muy posible que hayas escuchado que en algún momento de la historia existieron las cámaras instantáneas. Una generación completa creció con esta tecnología de punta que luego, al igual que muchas otras, quedó obsoleta.


Pero como muchísimos gadgets, las cámaras instantáneas fueron revividas y son considerados como esos “tesoros retro” que guardan la nostalgia de los geeks de los años ochenta y noventa.

Mi experiencia con una Polaroid

Estuve tentado hace unos tres años a comprar una Polaroid de la originales y para mi sorpresa me topé con que cuestan Q100. No son la gran cosa, el problema son los cartuchos de fotos. Estos suelen ser sumamente escasos y su precio llega hasta los Q200 por un paquete de 30 fotos.

 


Ya hacer una inversión de ese tipo te lleva a considerar realmente la calidad de tus fotografías. A pesar de tener las condiciones en contra, la compré.


Salí con algunos amigos para ponerla a prueba y más impresionante que la calidad o el color de la foto, o la velocidad con la que se revela, fue la reacción de mis amigos al verla. Fue como si hubieran encontrado a su mejor amigo de la clase de primero primaria. Todos quería una tomar una foto y salir en ella.


Para hacer corta la historia, el cartucho se acabó en menos de una hora, pero todos se llevaron sus fotos y curiosamente, las publicaron posteriormente en sus cuentas de Instagram y Facebook. O sea, le tomaron foto a la foto y las publicaron.

 

Conclusiones

La calidad de las fotos era buena, aunque el color no era óptimo. Sin embargo, tenían un efecto vintage muy sutil, acorde al tiempo que la cámara ha llevado desde su fabricación y sobre todo, el tiempo que no fue usada.


Quería tener una segunda opinión así que compré en una tienda Fuji una nueva Polaroid. Esta es mucho más compacta al igual que la dimensión de sus fotografías. Funciona muy bien e incluso hace menos ruido al imprimir la foto, pero le quita la sensación nostálgica de la primera.


En conclusión, diría que una Polaroid es en la fotografía, el equivalente a los tocadiscos en la música. Hay que tener un gusto muy especial por tecnología poco práctica, pero que te deja una sensación rica en experiencia.


Cuéntanos tu experiencia utilizando una de estas cámaras. ¿Te gustaría tener una?

Deja tu comentario:

Lo más nuevo

otros tags