<img src="https://d5nxst8fruw4z.cloudfront.net/atrk.gif?account=MwRGo1IWhe10uG" style="display:none" height="1" width="1" alt="">
Tecnología | domingo 30, abril 2017 | Por: José Hernández

¿Conoces las diferencias entre una ciudad inteligente y una ciudad futurista? Aquí te explicamos

Si regresamos unas décadas atrás, nuestros abuelos imaginaban las ciudades del futuro con carros voladores, robots en puestos de servicios, comunicaciones a distancia con hologramas y mucho más. Si vemos lo que tenemos hoy, innegablemente nos tenemos que preguntar ¿y cuándo comenzará eso del futuro?


El concepto de una ciudad inteligente va más allá de ser antónimo de una “ciudad tonta”. Implica en sus sentidos más profundos un cambio de mentalidad de los ciudadanos capaces de adaptarse rápidamente a los cambios para su beneficio. Algo que la diferencia de las ciudades futuristas de los libros y las películas.


Las ciudades inteligentes son una manifestación del Internet de las Cosas (IoT).

 

930x500_Conoces_las_diferencias_entre_una_ciudad_inteligente_y_una_ciudad_futurista_Aqui_te_explicamos.jpg


Esto sería una combinación de instrumentos inteligentes intercomunicados que trabajen sobre información al mismo tiempo que recolectan más para generar “un criterio” de bienestar común. En palabras sencillas, es tecnología que aprende de los hábitos de los ciudadanos.


Las ciudades inteligentes van mucho más allá. Por ejemplo, a nivel de servicios, las colas no existirían al automatizar procesos en la SAT por ejemplo o en la Municipalidad, cosa que ya está en funcionamiento de alguna manera, pero no cubre a todos. A nivel de trabajo y transporte; los buses urbanos, las empresas, edificios, parqueos y cualquier inmobiliario está condicionado para que los ciudadanos con capacidades especiales puedan ir y venir con comodidad. En la mayoría de casos no se trata de hologramas sino de escuchar a los ciudadanos.


Hay ciudades que tienen centros de ayuda e información sobre cualquier cosa; lugares turísticos, números de teléfono de servicios y emergencias, estaciones de buses y trenes, direcciones para llegar a destinos y más.


La regla básica de estas ciudades es ser útiles para los ciudadanos y que estos tengan una vida más sencilla y con esto “más tiempo para vivir”. Se lee utópico. Es utópico, pero no imposible.


Guatemala en especial tiene muchas condiciones para adaptar sistemas que mejoren el control y con esto la convivencia entre nosotros. Por ejemplo; es una ciudad pequeña, urbana, con un clima estable y una población pequeña, eso es bastante para empezar a trabajar.


Creo que nuestra ciudad podría será inteligente. No con autos voladores y drones (ojalá algún día), sino con cambios pequeños enfocados en la gente y su calidad de vida.

Deja tu comentario:

Lo más nuevo

otros tags