<img src="https://d5nxst8fruw4z.cloudfront.net/atrk.gif?account=MwRGo1IWhe10uG" style="display:none" height="1" width="1" alt="">
Tecnología | domingo 9, abril 2017 | Por: José Hernández

¡Impresionante! Este es el futuro de la interacción con robots

Para hablar de este tema necesitaría varias decenas de páginas y editarlo miles de veces al mismo tiempo que escribo por la velocidad a la que esta industria crece.

 

Desde la generaciones, el ser humano ha soñado con la automatización de procesos, robots que hagan el trabajo por nosotros. Nuestro padres y nosotros mismos crecimos viendo programas de televisión y películas como “Star Wars” y “Los Supersónicos” en donde convivir con robots era normal.

 

interaccion-humanos-robots-relacion-shutterstock.png

 

No es de extrañarnos que nos hayamos acostumbrado en tan poco tiempo a interactuar con ellos. Poco a poco han incursionado en nuestros ambientes sutílmente. Un ejemplo son los Roomba, estos pequeños robots de limpieza son la salvación de al menos 15 millones de personas que cuentan con uno en casa. Sus primeras versiones tuvieron el mayor reto: acostumbrarnos a su presencia.

 

El primer modelo tuvo problemas con los bordes de las gradas, las paredes, el almacenamiento de la basura y dejar el trabajo a medias porque se le acababa la batería. Años después la tecnología es tan precisa que puede superar obstáculos como desniveles y  autorrecargarse cuando ya se vayan a quedar sin energía. Esto es solo un pequeño ejemplo.

 

Pero los mayores avances se han hecho en el área de inteligencia artificial. Todos nos hemos topado con los CAPTCHAS, (Completely Automated Public Turing test to tell Computers and Humans Apart). Cuando los bots y spammers se convirtieron más sofisticados, estos códigos de acceso se hicieron más difíciles de resolver incluso para los humanos. Era incómodo no poder descifrar qué decían esas letras torcidas a decir verdad.

 

En 2014, Google anunció el lanzamiento del reCAPTCHA, que presentaba rompecabezas para saber si eras humano o no. Google analizó numerosos aspectos de nuestro comportamiento en los sitios  para detectar amenazas, por ejemplo, un robot siempre hará clic justo en el centro del checkbox, para un humano esto es casi imposible.

 

Ahora Google ha mejorado tanto su tecnología de inteligencia artificial que no necesitará preguntarte si eres un robot o no. El sistema se llama “advanced risk analysis engine” (motor de análisis de riesgo avanzado) y ni siquiera necesita de un checkbox. Este reCAPTCHA invisible está inmerso en los botones de los sitios y funciona oculto, en el código, descifrando si tu comportamiento es humano o no.

 

Esto significa que la mayoría de personas ni siquiera notará que hay un protocolo de seguridad monitoreando su actividad. Solo el “tráfico más sospechoso” será cuestionado con un clásico rompecabezas.

 

Poco a poco nuestra interacción estará intuitivamente inmersa con la inteligencia artificial al punto de ser imperceptible. Y pensar que todo esto comenzó con la idea de un guatemalteco llamado Luis von Ahn.

Gracias Luis.

Deja tu comentario:

Lo más nuevo

otros tags