<img src="https://d5nxst8fruw4z.cloudfront.net/atrk.gif?account=MwRGo1IWhe10uG" style="display:none" height="1" width="1" alt="">
Trending Topics | martes 27, junio 2017 | Por: José Hernández

“Paga, paga, paga”, la tendencia de tener que pagar para no ver anuncios

La tendencia de apps como Spotify se ha popularizado. Estas se han vuelto expertas aplicaciones comerciales, donde el verdadero precio es tu atención a cambio de contenido.

 

Si tienes aplicaciones freemium (mitad gratis mitad pagadas) sabrás lo molesto que se han convertido los anuncios. Detrás de estos aburridos, tediosos, incesantes y desesperantes espacios comerciales hay un plan genial, casi maquiavélico, y ahora te decimos de qué se trata.

 

Uno de los primero servicios en monetizar su contenido fue YouTube. Quería tener una comunidad de generadores de contenido que alimentaran con videos frescos y originales las visitas de los usuarios, así que decidieron darles un incentivo por cada vista. A cambio, el usuario tendría que ver un banner o video durante 5 segundos. Con el tiempo, YouTube Red apareció como una opción premium en la que, por 10 dólares, podías deshacerte de la molesta publicidad.

 

 

Decimos molesta publicidad porque se mete hasta en la sopa. Con el ingreso al mercado de otras aplicaciones de streaming y content on demand, en los que miras y escuchas lo que quieres cuando quieres, sus creadores vieron una gran oportunidad para hacer dinero. En Spotify por ejemplo, escuchas anuncios de la app cada 4 o 5 canciones y dependiendo si escuchas música en la computadora o smartphone, también habrá publicidad de negocios locales. Pero tu paz tiene un precio: US$5.99 mensuales.

 

 

01-4.jpg

 

Las aplicaciones de juegos también tiene este sistema, ya que te dejan jugar hasta cierto límite en el que es casi humanamente imposible continuar y debes “comprar créditos” para lograr un nivel superior.

 

Esto no es nada nuevo, ya en los medios de comunicación tradicionales como la radio, prensa y televisión existía desde hace décadas la dosis de publicidad a cambio de información. Una especie de trueque, el único “pero” es que aquí escuchabas/mirabas publicidad y encima de todo, pagabas. Ya fuera el precio del periódico o la cuota mensual del cable. El usuario salía perdiendo.

 

 

youtube-Red.jpg

 

Al menos en el mundo digital hay un poco más de justicia. Pagas por tener el servicio y te olvidas de los anuncios.

 

No sé ustedes, pero sospecho que esto no mejorará. Habrá un momento en el que el teléfono sepa si estás viendo la publicidad en la pantalla para que continúe el contenido o como la práctica (que abandonó) Spotify de detener los anuncios cuando los silenciabas.

 

 

Spotify-Ads.jpg

 

Al final siempre pagas, no puedes escaparte. Si no es con dinero, es con el tiempo que le dedicas a escuchar la publicidad.

 

¿Vale la pena? ¿Tú que opinas?

Deja tu comentario:

Lo más nuevo

otros tags