<img src="https://d5nxst8fruw4z.cloudfront.net/atrk.gif?account=MwRGo1IWhe10uG" style="display:none" height="1" width="1" alt="">
Tecnología | martes 4, abril 2017 | Por: José Hernández

¿Sabes que es “Internet de las cosas”? Aquí te lo explicamos

Era 2014 cuando todos comenzaron a hablar del “Internet de las cosas” (IoT por sus siglas en inglés), pero pocos sabían que podía ir más allá de cambiar nuestras conversaciones a transformar la manera en la que vivimos.

 

Hay muchas complicaciones alrededor de esta tendencia, pero quisiera explicarte lo más básico. Así que comencemos con el contexto actual. Las conexiones a Internet están llegando cada vez a más personas, porque los costos están bajando. Cada vez hay más dispositivos con conexión Wi-Fi y otros sensores y claro, la penetración de los smartphones está por los cielos. Es la “tormenta perfecta” para el IoT.

 

 

internet-de-las-cosas-explicacion-shutterstock.png

Entonces ¿qué es?

Básicamente es la capacidad de conectar cualquier dispositivo a Internet u otro dispositivo con solo presionar un botón. Esto incluye desde teléfonos, cafeteras, lavadoras, audífonos, lámparas, dispositivos portátiles, cualquier cosa que te imagines. Esto también aplica a componentes de otras cosas como la turbina de un avión o el taladro de una fábrica.

 

Según los analistas de Gartner, para 2020 habrá 26 billones de dispositivos conectados.

 

El IoT es una red gigante de “cosas” conectadas que de paso también incluye personas. Las relaciones serían personas-personas, personas-cosas y cosas-cosas.

Y ¿cómo te impacta esto?

La regla del futuro será que “todo lo que puede ser conectado, estará conectado”. Digamos por ejemplo que tienes una reunión por la mañana así que tu carro tendrá acceso a tu calendario y elegirá la ruta más rápida a tu destino. Sii prevé que habrá tránsito, configurará tu alarma más temprano y le dirá a tu cafetera que tenga una taza lista 20 minutos antes para salir a tiempo.

 

Si tienes un retraso en el camino, tu automóvil les enviará un mensaje a los miembros de la reunión que llegarás “x” minutos tarde.

 

Otro ejemplo es si el suministro de hojas de la fotocopiadora se está agotando, esta hará una orden automática a la papelería. O imagina que usas un reloj inteligente que te diga cuándo y a qué horas serás más productivo en la oficina y este compartiera información con otros dispositivos que usas para que funcionen a tu ritmo.

 

No tengo duda que esta tendencia abre la puerta a miles de posibles aplicaciones, muchas de ellas casi inimaginables. Pero también tiene retos que enfrentar y la seguridad es el principal. Al mantener cadenas de conexiones inalámbricas tan grandes, los hackers podrían aprovechar estos eslabones para vulnerar el flujo e interrumpirlo para fines propios, principalmente de lucro.

 

Un ejemplo reciente es la historia de un ataque a un hotel Austriaco en el que infectaron los servidores y la configuración de las tarjetas de acceso a las habitaciones quedó comprometido. Los hackers pidieron un “rescate” en Bitcoin (moneda electrónica) y listo. Esto es solo un ejemplo de muchos.

Ahora, ¿qué sigue?

Las conversaciones sobre el IoT se continúan dando todos los días entre expertos y desarrolladores de tecnología de consumo principalmente, para entender cómo en realidad impactará nuestras vidas. Conforme vayamos sumando dispositivos que usamos día a día a la Red, nos daremos cuenta de las implicaciones, ventajas y riesgos, que tienen la tendencia.

Deja tu comentario:

Lo más nuevo

otros tags